Preguntas Frecuentes


Resolveremos encantados cualquier pregunta que nos plantee no obstante, si lo desea antes puede revisar la relación de preguntas frecuentes que exponemos a continuación.

El Tribunal de Arbitraje Institucional

El Tribunal de Arbitraje Institucional es una institución arbitral conforme a la Ley 60/2003 de 23 de diciembre sobre arbitraje, que administra justicia en todo el territorio español, celebrando juicios que concluyen con sentencias de obligado cumplimiento llamados laudos.

En el año 2002 se crean los cimientos de lo que en la actualidad es el Tribunal de Arbitraje Institucional (TAI) como respuesta a la creciente demanda social de obtener justicia con mayor agilidad, menores costes y de forma comprensible para todos.

El Tribunal de Arbitraje Institucional administra justicia mediante sistemas arbitrales creados específicamente para solucionar los principales conflictos de tipo socioeconómico a particulares, empresas e instituciones.

Para acceder al sistema de arbitraje del TAI, hay que adquirir el documento legal correspondiente y utilizarlo según las instrucciones que vienen detalladas en el mismo documento. Para más información, póngase en contacto con nosotros y le detallaremos el procedimiento para acceder al TAI

Sistema Arbitral

El sistema del arbitraje consiste en un procedimiento que permite a las partes resolver los conflictos surgidos entre ellas sin necesidad de acudir a los órganos jurisdiccionales del Estado.

Nace del deseo de ambos de encontrar un punto de acuerdo, por lo que deciden someter sus posibles controversias a un tercero imparcial, el Árbitro, cuya decisión final para resolver el conflicto entre ambos se denomina laudo, el cual tiene a todos los efectos el mismo valor jurídico que una sentencia judicial firme.

Si hay que presentar una reclamación, funciona de manera muy sencilla, ágil y sin intermediarios, puesto que se realiza íntegramente por escrito sin tener que personarse, enviando el impreso de reclamación y las pruebas escritas de lo que se alega. Una vez recibida, la reclamación se tramita y a la vista de las pruebas y alegaciones de las partes, se emite la resolución por el árbitro asignado.

Las dos diferencias clave son el ahorro de costes que supone solucionar los conflictos a través del TAI y el ahorro de tiempo, ya que el resultado de la sentencia (en el caso del arbitraje, llamada laudo), es de obligado cumplimiento, al igual que la dictada por un juez.

Se trata de la sentencia dictada por el árbitro mediador de un conflicto. Al igual que las dictadas por un juez en la vía ordinaria, el laudo es de obligado cumplimiento.

Los Árbitros

Los Árbitros cumplen un papel de suma importancia en esta administración de justicia, ya que sus funciones básicas son instruir el procedimiento arbitral observando que se haga dentro de la ley y los principios que la rigen, comprobar la validez y pertinencia de las pruebas presentadas y emitir el fallo a la vista de las pruebas documentadas, sobre la cuestión que se ha sometido a su decisión, en la correspondiente sentencia arbitral.

Según la Ley 60/2003 de Arbitraje, “Pueden ser árbitros las personas naturales que se hallen en el pleno ejercicio de sus derechos civiles, siempre que no se lo impida la legislación a la que puedan estar sometidos en el ejercicio de su profesión”.

Por lo general, se tratan de abogados en ejercicio especialistas en la materia quienes ejercen de árbitros, nombrados por sus condiciones, cualidades y competencias profesionales.

Constatar los hechos y las pruebas pertinentes y decidir en consecuencia conforme a la ley.

Legislación Aplicable

Actualmente, en España el arbitraje se regula a través de la Ley 60/2003, de 23 de diciembre, de Arbitraje.